Indemnización por secuelas en accidentes de tráfico (1ª parte)

Si como consecuencia de haber sufrido un accidente de tráfico le han quedado secuelas es posible que se encuentre un poco desorientado acerca de cómo se deben valorar y cuantificar, con el presente artículo y el próximo intentaremos resolver todas sus dudas.

Según el baremo las secuelas son aquellas deficiencias físicas, intelectuales, orgánicas y sensoriales y los perjuicios estéticos derivados de una lesión que persisten finalizado el periodo de curación (alta médica), es decir, un daño de duración indefinida.

secuelas cervicalgia

En estos casos, pueden existir dos tipos de perjudicados que tienen derecho a una indemnización: los propios lesionados y los familiares de grandes lesionados que no pueden llevar a cabo la mayor parte de las actividades esenciales de la vida.

Bien, como sucede en el resto de partidas indemnizatorias, podemos reclamar el perjuicio personal básico, el perjuicio personal particular y el perjuicio patrimonial (que a su vez se divide en daño emergente y lucro cesante).

Veamos:

 

 

 

PERJUICIO PERSONAL BÁSICO POR SECUELAS (TABLA 2A)

 

Para saber la cuantía a reclamar por secuelas primeramente deberemos acudir al llamado baremo médico (Tabla 2.A.1) en el cual sale indicado el número de puntos asignado por cada secuela (éstas aparecen organizadas por su localización en el cuerpo humano, de arriba a abajo). Dependiendo de la secuela en lugar de indicar un número de puntos concreto nos indicará una horquilla con un mínimo y un máximo dependiendo de su intensidad. A pesar de que dicho baremo médico nos pueda servir de orientación a los abogados o gestores, quién debe determinar el número de puntos de cada secuela debe ser un médico especialista en la valoración del daño corporal.

Una vez obtenida la suma total de puntos (tras aplicar la fórmula de Balthazard en el supuesto de que concurran dos o más secuelas de carácter funcional y cuya aplicación veremos más adelante) deberemos acudir al llamado baremo económico (Tabla 2.A.2), donde aparecerá la cuantificación de la indemnización por lesiones según dicho número total de puntos y considerando la edad del lesionado en el momento del accidente.

Hay que tener en cuenta que en caso de existir secuelas funcionales y secuelas estéticas tendrán que evaluarse y valorarse de forma independiente, siendo la suma de ambas cantidades la indemnización básica a reclamar.

Estos dos tipos de secuelas se determinan de la siguiente forma:

 

SECUELAS FUNCIONALES:

 

Existen unas reglas generales de aplicación del daño funcional (psicofísico, orgánico o sensorial) recogidas en los Artículos 97 a 100. Son las siguientes:

– Secuelas concurrentes: Cuando se producen dos o más secuelas funcionales en el mismo accidente debemos atender a la llamada fórmula de Balthazard, donde la “M” es la puntuación de la secuela mayor y la “m” la puntuación de la secuela menor, teniendo en cuenta que si el resultado contiene fracciones decimales se redondea a la unidad más alta.

[[(100 – M) x m] / 100] + M

 

Por ejemplo: Osteomielitis crónica de fémur de 20 puntos y material de osteosíntesis fémur de 7 puntos.

 [[(100 – 20) x 7] / 100] + 20 = 25,60  26 puntos de secuelas

 

En caso de existir más de 2 secuelas, se realizan sucesivos cálculos donde la “M” es la puntuación resultante de la operación inmediatamente anterior.

Por ejemplo: Osteomielitis crónica de fémur de 20 puntos, material de osteosíntesis fémur de 7 puntos y limitación de la flexión plantar del tobillo izquierdo de 5 puntos.

[[(100 – 20) x 5] / 100] + 20 = 24 puntos de secuelas

 [[(100 – 24) x 7] / 100] + 24 = 29,32  30 puntos de secuelas

 

– Secuelas interagravatorias: Si las secuelas concurrentes afectan a funciones comunes produciendo una agravación de cada una de ellas por su recíproca influencia, es decir, si resultan afectados varios miembros o elementos de los mismos de funcionalidad idéntica, ello implicará que el resultado lesivo final sea superior a la mera suma de las lesiones concurrentes por lo que se incrementará en un 10% la puntuación obtenida en la fórmula anterior.

Por ejemplo: Amputación del brazo derecho de 50 puntos y amputación de la mano izquierda de 40 puntos.

[[(100 – 50) x 40] / 100] + 50 = 70 puntos + 10% = 77 puntos de secuelas

 

No deben confundirse con las secuelas bilaterales, en las que ya aparece la puntuación de su efecto interagravatorio.

Por ejemplo: Amputación de los dos brazos (bilateral) = 85 puntos.

 

– Secuelas agravatorias del estado previo: En aquellos supuestos donde la secuela agrave una patología que ya sufría el lesionado con anterioridad, se adjudicará la puntuación prevista para ella o, en su defecto, se aplicará la siguiente fórmula donde la “M” es la puntuación de la secuela en el estado actual y la “m” la puntuación de la secuela preexistente, teniendo en cuenta que si el resultado contiene fracciones decimales se redondea a la unidad más alta:

(M – m) / [1 – (m/100)]

 

Por ejemplo: Limitación de la movilidad del hombro en abducción (mueve más de 45º  y menos de 90) de 7 puntos preexistente y abolición de la movilidad del hombro omoplato fijo de 25 puntos debido al accidente de tráfico.

(25 – 7) / [1 – (7/100)] = 19,35  20 puntos de secuelas

 

Vemos, por tanto, que en el sistema actual las lesiones preexistentes actúan como factor de disminución de la indemnización básica.

 

SECUELAS ESTÉTICAS:

 

Se trata del daño que afecta a la imagen de la persona y la empeora, y puede ser estático (como una cicatriz) o dinámico (como una cojera).

Se establece como circunstancia agravante del perjuicio estético, la imposibilidad de corregir el mismo, y en caso de precisar de intervenciones de cirugía plástica para reparar el daño también deberán ser objeto de indemnización de forma compatible con la indemnización por las secuelas.

La valoración se realiza en función de diversos factores. Estos son: el grado de visibilidad, la atracción a la mirada, la reacción emotiva y la posible alteración de las relaciones interpersonales del perjudicado.

Bien, según las circunstancias anteriores deberemos seleccionar la graduación correspondiente a la repercusión estética global:

  • Importantísimo: se trata de secuelas muy graves como pueden ser grandes quemaduras o grandes alteraciones en la cara o en el cuerpo.secuela cicatriz
  • Muy importante: puede tratarse de la parálisis conjunta de las cuatro extremidades del cuerpo (tetraplejia) o la amputación de dos extremidades como por ejemplo la amputación de los dos brazos.
  • Importante: es un perjuicio de menor entidad que el anterior y puede ser la parálisis de la mitad inferior del cuerpo (paraplejia) o la amputación de alguna extremidad como por ejemplo la amputación de una pierna.
  • Medio: como el que produce la amputación de más de un dedo, la cojera o las cicatrices muy visibles en la zona facial (por ej. una cicatriz en la frente, otra en la nariz y otra en la mejilla) o extensas en otras zonas del cuerpo (por ej. cicatriz de 20 cm en el brazo).
  • Moderado: como el que produce la amputación de un solo dedo, la cojera leve, las cicatrices menos visibles que las anteriores en la zona facial (por ej. una pequeña cicatriz en la mejilla) o las cicatrices en otras zonas del cuerpo también menos graves que las anteriores (por ej. cicatriz de 10 cm en el brazo).
  • Ligero: pueden ser las pequeñas cicatrices situadas fuera de la zona facial (por ej. una cicatriz de 2 cm en la espalda y otra de 1 cm en el codo).

 

Estas secuelas se valoran según la siguiente Tabla:

Tabla valoración perjuicio estético por secuelas

Tabla valoración perjuicio estético por secuelas

 

 

PERJUICIO PERSONAL PARTICULAR POR SECUELAS (TABLA 2B)

 

Según las circunstancias existen una serie de perjuicios que incrementan la indemnización básica por secuelas, a continuación explicaremos cada uno de ellos:

Tabla 2B perjuicio personal particular por secuelas en accidentes de tráfico

Tabla 2B perjuicio personal particular por secuelas en accidentes de tráfico

 

– Daños morales complementarios al perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial:

Se entienden ocasionados daños morales cuando una única secuela alcanza al menos 60 puntos o el resultado de las concurrentes alcanza al menos 80 puntos. Un ejemplo podría ser la ceguera valorada en 85 puntos de secuela.

En este caso, la horquilla indemnizatoria está comprendida desde 19.200€ hasta 96.000€, debiendo tener en cuenta la extensión e intensidad del daño y la edad del lesionado.

 

– Daños morales complementarios al perjuicio estético:

En el caso de sufrir un perjuicio estético, se entienden ocasionados daños morales cuando el mismo alcance al menos 36 puntos. Un ejemplo podría ser una quemadura de 4º grado valorada en 40 puntos de secuela.

La indemnización en este supuesto se extiende desde 9.600€ hasta 48.000€, debiendo valorar también la extensión e intensidad del daño y la edad del lesionado

 

– Perjuicio moral por pérdida de calidad de vida del lesionado (antiguas invalideces):

La pérdida de la calidad de vida, definida en el artículo 107, tiene lugar cuando a la víctima le queda impedida o limitada su autonomía personal a causa de las secuelas y ello le ocasiona un perjuicio moral que puede ser muy grave, grave, moderado o leve, según la pérdida de autonomía que sufra el lesionado:

  • Muy grave: El lesionado pierde su autonomía personal casi en su totalidad al producirse un menoscabo físico, intelectual, sensorial u orgánico, pudiéndole corresponder una indemnización de 90.000€ hasta 150.000€. Por ejemplo, si la persona queda tetrapléjica.
  • Grave: El lesionado pierde su autonomía personal para realizar algunas de las actividades esenciales en el desarrollo de la vida, estas son, comer, beber, asearse, vestirse, sentarse, levantarse y acostarse, controlar los esfínteres, desplazarse, realizar tareas domésticas, manejar dispositivos, tomar decisiones y realizar otras actividades análogas relativas a la autosuficiencia física o psíquica. También se incluye la pérdida de posibilidad de realizar una actividad laboral o profesional (antigua incapacidad permanente absoluta). Bien, le podría corresponder una indemnización de 40.000€ hasta 100.000€. Por ejemplo, si el lesionado sufre la amputación de una pierna y un brazo y no puede desarrollar ninguna actividad profesional.
  • Moderado: El lesionado pierde la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades especificas de desarrollo personal, las cuales se encuentran definidas en el artículo 54 del propio baremo, tales como las relativas al disfrute o placer, a la vida de relación, a la actividad sexual, al ocio y la práctica de deportes, al desarrollo de una formación y al desempeño de una profesión o trabajo (antigua incapacidad permanente total). En este caso, la indemnización va de 10.000€ hasta 50.000€. Por ejemplo, la parálisis de tres dedos de la mano izquierda si se trata de un músico que se dedicaba profesionalmente a tocar el piano.
  • Leve: El lesionado (con secuelas de más de 6 puntos) pierde la posibilidad de realizar actividades específicas personales (por ejemplo, ir al gimnasio, tocar un instrumento musical como afición, etc.). También se incluye la limitación o pérdida parcial de la actividad laboral o profesional que venía ejerciendo, sin necesidad de que sus secuelas superen los 6 puntos (antigua incapacidad parcial). El perjuicio moral en este caso sería indemnizado por una cantidad comprendida entre 1.500€ y 15.000€. Por ejemplo, un Mosso d’Esquadra al que tienen que cambiar de funciones dentro de la unidad o especialidad en la que se encuentre por sufrir una leve cojera tras el accidente.

Los parámetros para la determinación de la cuantía del perjuicio son la importancia y el número de las actividades que se vean afectadas, además de la edad del lesionado. No obstante, secuelas leves pueden provocar pérdidas graves de calidad de vida y secuelas graves pueden provocar pérdidas de calidad de vida menores que las esperadas.

 

– Perjuicio moral por pérdida de calidad de vida de familiares de grandes lesionados:

Como hemos visto en la introducción, también existe un perjuicio moral en los familiares de lesionados que han perdido prácticamente toda su autonomía personal, puesto que deberán prestar los oportunos cuidados y atender de forma continuada a dichos lesionados. A estos les corresponderá una indemnización que podrá ir de 30.000€ hasta 145.000€ según el grado de atención que requieran para realizar actividades esenciales de la vida como comer, beber, asearse, vestirse, etc.

No obstante, dicha indemnización únicamente podrá ser reclamada por el lesionado.

 

– Pérdida de feto a consecuencia del accidente:

En caso de pérdida de feto, la indemnización variará dependiendo si habían transcurrido o no 12 semanas de gestación. Ascenderá a 15.000€ si la pérdida tuvo lugar en las primeras 12 semanas y a 30.000€ si tuvo lugar después.

 

– Perjuicio excepcional:

Los perjuicios relevantes que hayan sido ocasionados por circunstancias singulares y no estén contemplados se indemnizaran proporcionalmente, con un límite máximo del 25% de la indemnización por perjuicio personal básico.

Como ejemplo de este perjuicio excepcional la doctrina suele poner el del ciudadano japonés que se ve imposibilitado para realizar su saludo tradicional que para ellos es una muestra básica de buena educación o el ciudadano canario que vive en la península y cuya familia continúa residiendo en Canarias y se ve imposibilitado para viajar en avión.

En la próxima entrada de nuestro blog trataremos el perjuicio patrimonial ocasionado por secuelas y la forma de calcular la correspondiente indemnización por las mismas.

 

Si tienes cualquier duda acerca de como calcular tu indemnizacón por secuelas deja un comentario en esta entrada del blog o contacta directamente con los abogados especialistas en accidentes de tráfico de Accigest.

Comparte el artículo:Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn1
2 comentarios
  1. Tras un accidente de tráfico el seguro me propone el 21 de marzo de 2017 una indemnización por daños físicos de 69 días de perjuicio moderado y 5 puntos de secuela un total de 7.217,29€. Basandose en el reconocimiento médico de su gabinete y en informe del Hospital donde estuve ingresado 1 día con un TCE con pérdida de conocimiento y dolores en torax y muñeca.
    No estoy de acuerdo en lo que a los días se refiere puesto que aun tengo dolor en la muñeca izquierda.
    Acudo a un traumatologo de mi seguro particular y tras una resonancia magnetica aparecen dos fracturas oseas: una ce cubito y otra de radio, y una fractura de cartilago triangular.
    Tras una rehabilitación, durante la cual, me llaman de nuevo del gabinete del seguro al tener conocimiento del resultado de la exploración realizada por mi cuenta.
    A los 143 días decido junto con el traumatologo coger el alta con la intención de resolver el expediente con el seguro, aunque en su informe deja constancia de las anomalias existentes en la actualidad.
    161 DIAS 2º Revisión con el gabinete del seguro, supongo que fecha de alta.
    2º Propuesta de indmenización del 15 de junio: días transcurridos 143, 80 días de perjuicio moderado y 63 de perjuicio básico: 6.064,81€, 3 Puntos de secuela (a la vista del informe del traumatologo): 2.093,90 €
    Un total de 8.201,55 €
    Mi pregunta: ¿Como a partir de la primera indemnización y estando 74 días más de baja hasta el alta de mi médico, o 92 hasta el del gabinete, debido al descubrimiento de una lesión que no tenían conocimiento, me rebajan 2 puntos de secuela, aumentan 11 días de perjuicio moderado y añaden 63 díasde perjuicio básico.
    Gracias de antemano y lamento haberme extendido demasiado.

    • Hola Armando, sentimos que tardaran tanto en diagnosticarle las fracturas. Para poder valorar de forma adecuada sus lesiones sería necesario que nos hiciera llegar todos los informes médicos y pruebas que tenga en su poder. De este modo podríamos determinar si la oferta es o no correcta a nuestro entender.

Responder

Menu Accigest