secuelas-accidente-de-trafico

Indemnización por secuelas en accidentes de tráfico (2ª parte)

 

PERJUICIO PATRIMONIAL CAUSADO POR LAS SECUELAS (TABLA 2.C)

En esta entrada les mostraremos, de la forma más sencilla posible, cómo debe calcularse una indemnización por perjuicio patrimonial causado por las secuelas derivadas de un accidente de tráfico, teniendo en cuenta que éste a su vez se divide en daño emergente y lucro cesante.

Para conocer la cuantía a reclamar por perjuicio patrimonial por secuelas es necesario acudir a la Tabla 2C, en la cual aparecen distinguidos los gastos que han supuesto un daño emergente y se hace remisión expresa a las tablas que cuantifican el lucro cesante causado.

Tabla 2C perjuicio patrimonial secuelas

Tabla 2C perjuicio patrimonial por secuelas en accidentes de tráfico

 

DAÑO EMERGENTE CAUSADO POR LAS SECUELAS:

El daño emergente son los gastos provocados a raíz de las secuelas del accidente de tráfico y que, por ello, deben resarcirse. Veamos.

En este apartado, el baremo hace referencia a los siguientes gastos (artículos 113 a 125):

 

Gastos de asistencia sanitaria futura que sean previsibles respecto a las secuelas (Tabla 2.C.1):

Las prestaciones sanitarias que necesite el perjudicado de forma vitalicia tras la estabilización de las lesiones, tanto en el ámbito hospitalario y ambulatorio como en el ámbito domiciliario, tienen un valor económico que será abonado por las compañías aseguradoras directamente a los servicios públicos de salud (o centros sanitarios privados que hayan suscrito conciertos sanitarios).

Dichos gastos serán compensados, en todo caso, si se trata de las siguientes secuelas:

  • Estado de coma vigil o vegetativo crónico.
  • Secuelas neurológicas graves y muy graves.
  • Lesiones medulares valoradas como mínimo en 50 puntos.
  • Amputaciones u otras secuelas que precisen una prótesis.

Aparte de en estas secuelas concretas, los gastos también serán compensados si la valoración de la secuela padecida es igual o superior a 50 puntos y, en caso de existir secuelas concurrentes o interagravatorias, si es igual o superior a 80 puntos. En el supuesto de secuelas iguales o superiores a 30 puntos que requieran un tratamiento periódico, los gastos deberán acreditarse mediante pericia médica.

 

Gastos ocasionados por la necesidad de prótesis y órtesis:

El importe de las prótesis y órtesis que necesite el lesionado a lo largo de su vida le será abonado directamente al mismo, siempre que se acredite mediante el correspondiente informe médico, debiendo tener en cuenta que el límite por recambio es de 50.000€.

Para valorar estos gastos se tendrá en cuenta el coste de la prótesis y órtesis, pero también el tipo de secuela, la edad del lesionado y la periodicidad de su renovación.

Si la indemnización correspondiente a este concepto se quiere reclamar en forma de capital (en un solo pago) deberemos multiplicar el coste de la prótesis por el coeficiente que nos corresponda en base a la Tabla TT3.

 

Gastos de rehabilitación domiciliaria y ambulatoria:

En este caso, es preciso distinguir entre la rehabilitación futura en régimen hospitalario (artículo 114) y la rehabilitación futura domiciliaria y ambulatoria (artículo 116). En el primer caso, los gastos serán abonados a los centros de salud mientras que, en el segundo caso, los gastos serán resarcidos al lesionado, siempre que se acredite mediante informe médico y teniendo en cuenta el importe máximo resarcible según el tipo de secuela:

  • Estados vegetativos crónicos y tetraplejias igual o superior de C-4: hasta 13.500€ anuales.
  • Tetraplejias o si coinciden tetraparesias graves, secuelas graves del lenguaje y trastornos graves neuropsicológicos: hasta 9.500€ anuales.
  • Resto de supuestos: hasta 5.850€ anuales.

Dichos gastos, si se prefiere, se podrán reclamar en forma de capital, basándonos en la Tabla TT1.

Lucro cesante secuelas accidente de tráfico

 

Gastos por pérdida de autonomía personal (incluidos los gastos de ayuda de una tercera persona):

La pérdida de autonomía personal muy grave o grave puede implicar la necesidad de ayudas técnicas, obras de adecuación de la vivienda y/o el incremento de los costes de movilidad (artículos 117 a 119). Veamos:

Ayudas técnicas o productos de apoyo: Estos gastos serán abonados directamente al lesionado si existe el correspondiente informe médico que indique su necesidad con carácter vitalicio y se indemnizarán con un máximo de 150.000€.

Para su valoración se tendrá en cuenta el coste de las ayudas, pero también el tipo de secuela, la edad del lesionado y la periodicidad de su renovación.

Adecuación de la vivienda (incluidos los medios técnicos): Se resarcirá el importe de las obras o si se debiera comprar o alquilar una vivienda adaptada, se resarcirá la diferencia de ambas viviendas y los gastos generados hasta el límite de 150.000€.

Incremento de los costes de movilidad: Estos costes se resarcirán con un máximo de 60.000€ teniendo en cuenta el grado de movilidad, la posibilidad de adaptación del vehículo o necesidad de adquisición de uno nuevo adaptado, la edad del lesionado y las futuras adaptaciones que pueda necesitar y el sobrecoste del desplazamiento si no pudiera utilizar vehículo propio ni transporte público.

Gastos de ayuda de una tercera persona: Se indemnizarán las prestaciones no sanitarias (sean o no retribuidas) que pueda necesitar el lesionado cuando la secuela funcional sea de 50 puntos o más, cuando las secuelas concurrentes resulten en 80 puntos o más, o finalmente, si a pesar de tener menor puntuación se ha visto afectada de forma especial la autonomía personal. No obstante, dicha ayuda podrá ser sustituida por atención sanitaria o socio-sanitaria si la aseguradora decide asumir los gastos asistenciales.

Estos gastos se encuentran regulados en la Tabla 2C2 y a la Tabla 2C3. Veamos:

La primera tabla hace referencia a las horas diarias de ayuda que se prevén según el tipo de secuela y en caso de existir varias secuelas que requieran esta ayuda estaremos a lo siguiente:

  • En secuelas que precisen hasta 6 horas, se sumará a las horas de la secuela mayor, el 50% de horas de las otras secuelas.
  • En secuelas que precisen más de 6 horas, se sumará a las horas de la secuela mayor, el 25% de horas de las otras secuelas.
  • Si resulta agravado un estado previo se aplicará la siguiente fórmula donde “H” es el resultado de las sumas anteriores y “h” son las horas asociadas al estado previo:

(H – h) / [1 – (h / 100)]

Y la segunda tabla, fija el importe de la indemnización atendiendo a las horas y a la edad del lesionado, teniendo en cuenta que a partir de los 50 años existe un factor corrector de aumento. Concretamente, de 50 a 60 años se aplica un incremento del 1,10; de 60 a 70 años un incremento del 1,15; y a partir de 70 años de 1,30.

 

LUCRO CESANTE CAUSADO POR LAS SECUELAS:

El lucro cesante derivado de las secuelas es la ganancia que se dejará de obtener en un futuro como consecuencia de haberlas padecido.

En base al baremo se distinguen tres tipos de perjudicados: los lesionados que sufren una pérdida de ingresos de trabajo personal; los lesionados menores de 30 años pendientes de acceder al mercado laboral; y por último, los lesionados dedicados exclusivamente a las tareas del hogar.

Veamos a continuación como se debe calcular el lucro cesante derivado de las secuelas:

 

En los lesionados que sufren una pérdida de ingresos de trabajo personal:

Para calcular el lucro cesante deberán tenerse en cuenta los ingresos netos percibidos durante el año anterior a la producción del accidente o la media de los 3 años anteriores al momento del accidente, siempre que ésta fuera superior. En caso de estar en situación de desempleo se tendrán en cuenta las prestaciones percibidas y de no haberlas percibido, el salario mínimo interprofesional anual. En todos los casos se tendrá en cuenta como mínimo este salario mínimo interprofesional anual.

Ahora bien, en función del grado de incapacidad laboral el porcentaje del perjuicio de sus ingresos será distinto, esto es:

  • Incapacidad absoluta para realizar cualquier trabajo: perjuicio del 100%
  • Incapacidad total que le imposibilite realizar su trabajo habitual: perjuicio del 55% hasta los 55 años y perjuicio del 75% a partir de los 55 años.
  • Si las secuelas disminuyen en un 33% o más sus ingresos o el rendimiento normal en el trabajo (parcial): perjuicio equivalente al importe de dos años.

Todo ello se encuentra ya regulado y pre calculado en la Tabla 2C4 (para la incapacidad absoluta), en la Tabla 2C5 (para la incapacidad total) y en la Tabla 2C6 (para la disminución parcial de ingresos en el trabajo). Para su aplicación se debe tener en cuenta que si el importe de ingreso neto del perjudicado se encuentra entre dos niveles tendremos que atenernos al límite superior.

 

En los lesionados menores de 30 años pendientes de acceder al mercado laboral:

El lucro cesante solo se tendrá en cuenta en caso de incapacidad absoluta o total y empezará a contar a partir de los 30 años de edad.

Si se trata de una incapacidad absoluta para realizar cualquier tipo de trabajo, se tendrá en cuenta un salario mínimo interprofesional anual y medio (1,5 SMI) y si se trata de una incapacidad total que le imposibilita en gran parte, el 55% de la cantidad anterior (0,8 SMI). No obstante, si el lesionado tiene una formación superior, podrá incrementarse el importe hasta en un 20%.

El importe a indemnizar se encuentra ya regulado en la Tabla 2C7 (para la incapacidad absoluta) y en la Tabla 2C8 (para la incapacidad total). Debemos tener en cuenta que si el ingreso neto del lesionado se encuentra entre dos niveles tendremos que reclamar el importe del lucro correspondiente al límite superior.

 

En los lesionados dedicados exclusivamente a las tareas del hogar:

De igual forma, solo se tendrá en cuenta el lucro cesante en los supuestos de incapacidad absoluta o total y desde el momento de estabilización de las secuelas.

En el primer caso (absoluta), la contribución al sostenimiento de la unidad familiar será equivalente a un salario mínimo interprofesional anual (1 SMI), el cual se verá incrementado en un 10% por cada persona menor de edad, discapacitado o mayor de 67 años si la familia está compuesta por más de 2 persona, aunque no podrá superar nunca un salario mínimo interprofesional y medio (1’5 SMI). Y en el segundo caso (total), si le imposibilita a realizar las principales tareas del hogar, se computará el 55% de la cantidad anterior (0,55 SMI).

Una vez sepamos el ingreso neto (ficticio) deberemos aplicarlo a la Tabla 2C4 (para la incapacidad absoluta) y a la Tabla 2C5 (para la incapacidad total), al importe resultante del lucro cesante deberemos aplicarle un incremento del 25%. Dicho incremento se deberá aplicar puesto que las tablas han sido confeccionadas teniendo en cuenta que un trabajador con ingresos tributario de una incapacidad total o absoluta siempre percibirá una pensión pero un lesionado dedicado a las tareas del hogar no.

 

Si a raíz de un accidente de tráfico te han quedado secuelas de cierta importancia  y precisas asesoramiento no dudes en contactar con los abogados especialistas en accidentes de tráfico de Accigest.

Sin comentarios

Escribe un comentario

Llámenos
Contáctenos

Nuestro sitio utiliza cookies para análisis. Si no estás seguro de ello, echa un vistazo a nuestra política de privacidad. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar