¿Han declarado tu vehículo siniestro total? – Tenemos la mejor solución.

Si has llegado hasta aquí seguramente sea porque la compañía de seguros te ha comunicado que han declarado tu coche o moto siniestro total tras haber sufrido un accidente de tráfico. Si quieres saber lo que esto significa y la mejor solución para tu caso en concreto te interesará seguir leyendo.

A grosso modo un vehículo es declarado siniestro total cuando después de un accidente el valor de reparación del mismo es superior al valor del propio vehículo.

En esta situación tus derechos serán unos u otros dependiendo de si has sido o no el responsable del accidente, y de si el vehículo se  encontraba asegurado a Todo Riesgo o a Terceros.

indemnización por siniestro total en accidente

Veamos:

 

SINIESTRO TOTAL POR ACCIDENTE SIN CULPA:

Tenías el coche aparcado y te lo han golpeado o simplemente has tenido un accidente sin culpa alguna y sin comerlo ni beberlo te encuentras sin coche, y por si esto fuera poco tu compañía de seguros te ha comunicado que lo han declarado siniestro total.

Abramos en este punto un paréntesis para explicar que en el caso de que tu vehículo esté asegurado a Todo Riesgo tendrás derecho a ser resarcido por tu propia compañía por el valor pactado en la póliza (ver siguiente apartado SINIESTRO TOTAL POR ACCIDENTE CON CULPA). Si consideras que dicha indemnización no te resarce la totalidad de daños y perjuicios causados, será de aplicación también lo dispuesto a continuación.

Así pues, tras la comunicación de siniestro total te estarás preguntando que derechos tienes y como puedes ejercerlos pero antes de explicártelo es necesario que conozcas contra quien deberás ejercerlos. Aunque te parezca sorprendente, la mayoría de las veces, en virtud de los Convenios CIDE, ASCIDE, CICOS suscritos por las principales compañías aseguradoras en caso de siniestro quien pagará extrajudicialmente la reparación o la indemnización por la pérdida total de tu vehículo será tu propia compañía de seguros aunque el accidente no haya sido culpa tuya. Únicamente se deberá reclamar a la compañía del responsable del accidente cuando no sean de aplicación los mencionados convenios o cuando dicha reclamación se tenga que hacer judicialmente. Dicho esto, deberías tener claro que tu compañía de seguros no te va ayudar a conseguir la máxima indemnización pues en la mayoría de los casos será ella misma la que deberá abonártela.

Cuando la culpa no haya sido tuya legalmente estaremos en lo dispuesto en el Artículo 1.902 del Código Civil que dice:

El que por acción u omisión causa un daño a otro interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado.

El plazo de prescripción para ejercitar la reclamación al responsable del accidente es de un año desde la fecha del siniestro según lo dispuesto en el Artículo 1.968 del Código Civil.

Conviene considerar que según el Artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro la compañía aseguradora incurrirá en intereses de mora cuando “…no hubiere cumplido su prestación en el plazo de tres meses desde la producción del siniestro…”.

Bien, vayamos a lo que interesa, si han declarado tu vehículo siniestro total tienes estas cuatro opciones:

 

1-Reclamar la máxima indemnización sin quedarme con los restos del vehículo:

Esta es la mejor opción si quieres olvidarte del coche accidentado y reclamar la máxima indemnización la cual debería permitirte comprar otro coche o moto de similares características.

Debes saber que en este caso tienes derecho a reclamar una indemnización correspondiente al valor venal del vehículo siniestrado más el treinta por ciento de dicho importe como valor de afección en el supuesto de que el vehículo en cuestión sea un turismo o una motocicleta (el porcentaje del valor de afección puede variar según criterios jurisprudenciales de cada zona). El valor resultante en la mayoría de casos será similar al valor de mercado del vehículo, es decir al precio de compra de dicho vehículo en el mismo momento del accidente. Si el valor resultante fuese muy inferior al valor de mercado se debería realizar la reclamación en base al mencionado valor de mercado del vehículo.

El valor venal es el importe que se obtendría por la venta del vehículo en el momento del accidente, para conocer este valor deberemos acudir a empresas especializadas en tasaciones de vehículos como pueden ser Ganvam o Eurotax.

A modo de ejemplo, a continuación pueden ver el valor venal de un coche en concreto:

Valor venal coche

El acceso a estas tablas de valoración es restringido, solo tienen acceso los asociados a las mismas (talleres mecánicos, gabinetes periciales, compañías de seguros, despachos de abogados, etc.). Se debe tener en cuenta que los valores que constan en las tablas publicadas por el Ministerio de Hacienda en cuanto a la valoración de vehículos no son los que se deben aplicar para este menester.

Entonces, por ejemplo si el valor venal de tu vehículo es de 2.000€ te pertenecerá la siguiente indemnización:

2.000€ (valor venal) + 600€ (30% del valor venal como valor de afección) = 2.600€

 

Si la compañía no quiere quedarse con los restos del vehículo deberá facilitarte una oferta vinculante por los mismos de alguna empresa especializada o desguace. De este modo, cobrarás el valor de los restos por parte del desguace y la compañía te abonará el total de la indemnización menos el importe de los restos ya cobrado.

POSIBLE PROBLEMA:

  • Seguramente la compañía te traslade una oferta a la baja teniendo en cuenta solo el valor venal, sin considerar el valor de afección.

 

 

2-Reclamar la máxima indemnización quedándome con los restos del vehículo:

Esta opción es la mejor si quieres quedarte el vehículo tal y como esta ahora para venderlo o para repararlo por tu cuenta y además reclamar la indemnización pertinente.

Debes saber que, como en el anterior caso, tienes derecho a reclamar una compensación que será el valor venal del vehículo siniestrado más el treinta por ciento de dicho valor como valor de afección, aunque en este caso a dicha indemnización se le restará el valor de los restos que te facilite la compañía mediante una oferta vinculante.

Por ejemplo, pongamos que el valor venal del vehículo sigue siendo de 2.000€ como en el anterior caso y que el valor de los restos (del coche tal y como esta ahora) es de 250€:

2.000€ (valor venal) + 600€ (30% del valor venal como valor de afección) – 250€ (valor de restos) = 2.350€

POSIBLE PROBLEMA:

  • Seguramente la compañía te traslade una oferta a la baja teniendo en cuenta solo el valor venal, sin considerar el valor de afección.

 

 

3-Reparar el vehículo y posteriormente reclamar el coste de dicha reparación:

Si lo que quieres es reparar tu vehículo lo más aconsejable es que adelantes el importe de la factura de dicha reparación para posteriormente reclamar el pago de dicho importe a la compañía aseguradora, primero extrajudicialmente y en ultima instancia por la vía judicial en base al Artículo 1.902 del Código Civil. En ambos supuestos se considera que el documento que acredita de forma fehaciente el hecho de haberse llevado a cabo la reparación es la factura y su correspondiente recibo.

Esta reclamación casi siempre termina de forma satisfactoria pero cuando el valor de reparación excede por mucho al valor del vehículo existe el riesgo de que el juez la estime como una operación anti-económica y solo puedas recuperar parte del importe de la factura.

Siniestro total accidente de tráfico

POSIBLES PROBLEMAS:

  • Si la reclamación se realiza por la vía judicial la resolución se puede retrasar varios meses.
  • Si el valor de reparación excede por mucho al valor de mercado del vehículo el juez podría considerarla como una operación anti-económica y condenar a la compañía a pagar solo una parte de la factura.

 

 

4-Reclamar el coste de reparación del coche sin haberlo reparado:

Si lo que quieres es reclamar el importe de la reparación pero sin tener que adelantar el dinero lo primero que deberás conseguir es un peritaje, un presupuesto o una factura pro-forma del coste de la reparación.

Con total seguridad la compañía no querrá hacerse cargo de la misma de forma amistosa así que tendrás que reclamar el coste de reparación judicialmente.

De este modo al igual que en el caso anterior si el coste de reparación es muy superior al del valor del vehículo el juez puede estimar dicha operación como anti-económica.

Por otro lado, al no haberse efectuado la reparación, el juez puede interpretar que dicha reparación no se va a efectuar y por tanto no considere acreditado el perjuicio real condenando a la aseguradora tan solo a abonar el valor venal del vehículo. Además, al carecer de factura, el juez jamás considerará la indemnización correspondiente por el concepto del IVA que no se ha llegado a soportar.

POSIBLES PROBLEMAS:

  • Si la reclamación se realiza por la vía judicial la resolución se puede retrasar varios meses.
  • Si el valor de reparación excede por mucho al valor de mercado del vehículo el juez podría considerarla como una operación anti-económica y condenar a la compañía a pagar solo una parte del presupuesto o peritaje.
  • Al carecer de factura podrían condenar a pagar solo la base imponible del presupuesto sin el IVA.
  • Podrían no considerar acreditado el perjuicio al no disponer de factura.

 

 

SINIESTRO TOTAL POR ACCIDENTE CON CULPA:

Si has sufrido un accidente del cual has sido el responsable solo tendrás derecho a la indemnización por la pérdida total del vehículo en el supuesto de que tengas contratado un seguro a Todo Riesgo.

La indemnización que te corresponderá será la establecida en las condiciones particulares y generales de la póliza contratada. Nos podemos encontrar con entidades aseguradoras que fijan la indemnización según el valor venal, otras según el valor de mercado y algunas en determinados casos el valor de nuevo. El estudio del condicionado de la póliza y el conocimiento de dichos valores será determinante para poder valorar si la oferta de indemnización es correcta o no.

Puesto que nos hallamos en una reclamación contractual el plazo de prescripción para ejercitar dicha reclamación es de dos años según lo dispuesto en el Artículo 23 de la Ley de Contrato de Seguro.

Según el Artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro la compañía aseguradora incurrirá en intereses de mora cuando “… no hubiere procedido al pago del importe mínimo de lo que pueda deber dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro.”.

POSIBLES PROBLEMAS:

  • Que la oferta de la compañía no se ajuste a lo contratado en póliza.

 

 

Si te ha quedado alguna duda acerca de tus derechos puedes contactar con los gestores expertos de Accigest o dejar un comentario a continuación para que te la resolvamos.

Sin comentarios

Escribe un comentario

Llámenos
Contáctenos

Nuestro sitio utiliza cookies para análisis. Si no estás seguro de ello, echa un vistazo a nuestra política de privacidad. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar