¿Abogado del seguro o particular después de un accidente de tráfico?

Una de las consultas que nos hacen más a menudo las víctimas por accidente de tráfico cuando contactan por primera vez con nosotros es: ¿Es mejor acudir al abogado del seguro o contratar a uno particular?

En esta entrada trataremos de explicar los pros y los contras de contratar a un abogado particular para reclamar los daños y perjuicios causados en un accidente de tráfico frente a la opción de dejar dicha reclamación en manos de su propia compañía de seguros.

Antes de empezar debemos advertirles que no podremos ser del todo objetivos pues si no se han dado cuenta este es el blog de Accigest, empresa dedicada a la reclamación por accidentes de tráfico desvinculada totalmente de cualquier compañía aseguradora. A pesar de ello intentaremos que lo vertido en adelante sea lo más objetivo y práctico posible con el único fin de que las víctimas por accidentes de tráfico puedan escoger la mejor opción y puedan ser resarcidas de la mejor forma posible.

 

Abogado del seguro o particular en accidente de tráfico

 

Especialistas en accidentes de tráfico:

Lo más habitual es que el abogado de la compañía de seguros tenga una amplia experiencia en accidentes de tráfico, si decide contratar a un abogado particular es muy importante que se asegure de su especialización pues se trata de una materia en constante evolución y con muchos cambios de legislación recientes. Es decir que si opta por contratar a un abogado particular escoja a uno especializado en accidentes de tráfico y no contrate por ejemplo al matrimonialista con el que quedó tan contento después de que le llevara su divorcio.

 

¿Quién elige al abogado que va a defender sus intereses?

El abogado del seguro le será impuesto por su compañía, no podrá escogerlo. En cambio si decide contratar a un abogado particular lógicamente podrá escoger el que más profesionalidad y confianza le haya transmitido entre los muchos existentes en el mercado. Dicha elección es la más importante pues del trabajo en equipo entre el cliente y el abogado dependerá el resultado final y que ambas partes salgan beneficiadas.

 

¿De quién, cuánto y cómo cobra cada abogado?

Si decide que el abogado del seguro lleve su reclamación ésta le saldrá totalmente gratuita gracias a la cobertura jurídica establecida en la póliza y todos los gastos estarán incluidos. Ahora bien, debe darse cuenta que el letrado que va a defender sus intereses cobra de la compañía de seguros, con lo que realmente su cliente no será usted sino la propia compañía de seguros y como consecuencia su interés en su procedimiento será casual, un trámite más… Al fin y al cabo va a cobrar igual consigas la indemnización o no.

El trabajo del letrado de la compañía siempre será dirigido por la propia entidad aseguradora y el letrado no tendrá libertad de decisión como si tendría un abogado de libre elección. Esto que puede parecer una tontería puede llevarle muchos problemas cuando los intereses de la compañía se desmarquen de los suyos.

Si decide contratar a un abogado particular, éste le va cobrar a usted con lo que su cliente va ser usted mismo. Debe saber que la mayoría de abogados particulares que tramitan reclamaciones trabajan a comisión, cobran un porcentaje de la indemnización que se consiga. De este modo el abogado siempre luchará para la máxima indemnización ya que de ella dependerán sus honorarios. Antes de contratar al abogado deben acordar quién se hará cargo de los posibles gastos auxiliares como pueden ser los honorarios del procurador, el informe del médico perito, etc. Lea bien las condiciones del contrato y aclare cada una de las cláusulas que contenga para estar bien informado y para no tener sorpresas durante el proceso de reclamación.

 

Volumen de trabajo:

Los abogados de las compañías aseguradoras a cambio de un volumen de trabajo muy alto tienen pactados precios muy económicos, cobran muy poco para llevar cada caso.  Cobrando lo que cobran de las compañías a los letrados les resulta antiecónomico  llevar cada caso pormenorizadamente. Esto implica que los abogados de compañía apenas tienen trato con los accidentados y les resulta imposible dedicar el tiempo adecuado a cada asunto y a la práctica esto conlleva imprecisiones y errores que pueden afectar al resultado final y a la indemnización obtenida.

Los abogados particulares cobran una cuantía superior para cada caso, además muchas veces esta cuantía depende del resultado final. Este hecho les permite dedicar más tiempo a cada lesionado y a tener un interés totalmente real en conseguir la máxima indemnización.

 

Haz una consulta con un abogado particular especialista en accidentes de tráfico.

 

Conflicto de intereses:

Si se deja la reclamación en manos del abogado del seguro demasiadas veces existirá algún conflicto de intereses.

A la hora de reclamar los daños materiales de tu vehículo o la pérdida total del mismo el abogado de compañía no podrá defender tus intereses porqué debido a la aplicación de los Convenios CIDE, ASCIDE, CICOS será tu propia compañía la que deberá indemnizarte por estos conceptos y lógicamente tu abogado no irá en contra de los intereses de quién se hace cargo de sus honorarios.

Otro ejemplo de conflicto de intereses se da a la hora de valorar si presentar demanda o no ante una oferta extrajudicial de las lesiones por parte de la compañía contraria. Si tu aceptas la oferta cursada extrajudicialmente tu compañía saldrá beneficiada pues no tendrá que hacerse cargo de los honorarios de abogado y de procurador para acudir a la vía judicial, por lo tanto es probable que te animen a aceptarla argumentando que les parece una oferta justa.

Si contratas a un abogado particular independiente de cualquier compañía te aseguras que en ningún caso se encontrará en un conflicto de intereses.

 

¿Qué es mejor entonces?

Después de todo lo comentado y tras años de experiencia en el sector podemos concluir que la mejor elección será contratar a un abogado particular solo cuando éste sea de su completa confianza, sea especialista en accidentes de tráfico y hayan acordado todo lo relativo a su gestión antes de empezar a trabajar mediante una hoja de encargo. En la mayoría de los casos el cliente sale beneficiado al contratar a un abogado particular.

 

Si todavía tiene dudas sobre cuál es la mejor opción o si quiere explicarnos su experiencia con abogados del seguro o con abogados particulares déjenos un comentario a continuación.

Sin comentarios

Escribe un comentario

Llámenos
Contáctenos

Nuestro sitio utiliza cookies para análisis. Si no estás seguro de ello, echa un vistazo a nuestra política de privacidad. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar